dictadura, Internet, Túnez

El palacio de ensueño de los tecnócratas

 

Por  David Faris (*)

Hasta el momento los eventos en Túnez no se han desencadenado por una Twitter revolution, a pesar de ello, por supuesto, los tunecinos han usado herramientas digitales para documentar y discutir las protestas y manifestaciones que han conducido a la caída del gobierno. En muchos sentidos éste es un desarrollo bienvenido, ya que ha situado el foco propiamente sobre la movilización popular, en la que los árabes, por primera vez en décadas, han usado el poder de la protesta de masas con el objeto de derrocar a un autócrata impopular. El hecho sorprendente es que esto ha ocurrido todo en Túnez, y ha llevado mucho tiempo a que el mundo tomara nota (los disturbios han sido constantes durante semanas).

Túnez ha sido considerado como una excepción en el Oriente Medio. Con sus magníficas playas llenas de turistas europeos, su economía relativamente abierta, y su elevado nivel de aislamiento de la tendencia de terrorismo transnacional, Túnez es probablemente el último sitio en el que se podría buscar una revuelta popular en la región. Egipto y Argelia, con su población abultada y con millones de empobrecidos, o Marruecos, con sus elecciones un tanto competitivas, habrían parecido, hace tan sólo unas pocas semanas, sitios mucho más proclives en los que uno esperaba ver disturbios al mismo nivel de los que se han producido en Túnez en los últimos días. Los eventos en Túnez deberían hacer que los académicos revisaran sus certezas sobre la afinazada naturaleza de la norma autoritaria en Oriente Medio y la desesperanza para su democratización, visiones que han llegado a ser la norma tanto en el ámbito académico como en el de los círculos políticos durante la última década. El descontento latente debajo de la superfície debería también hacernos plantear la naturaleza de la buena gobernanza y el desarrollo en esta región.

La repentina partida de Ben Ali hoy también pone de relieve lo que yo veo como el papel que las herramientas digitales han tenido en este drama. No es cuestión de si Twitter fue usado para “organizar” estas protestas callejeras. ¿Es esta una cuestión empírica que pueda ser respondida en este momento? Lo que vemos en Túnez, como hemos visto en Irán, y en Moldavia, y en otros incontables sitios en el mundo, es un fallo de las elites autoritarias en el control de la narrativa. Fue tan sólo ayer que Ben Ali trató de tranquilizar al país diciendo que todo estaba ok, que lamentaba el escaso número de víctimas. Parecía creer realmente que ofreciéndose a renunciar en tres años se iba a arreglar todo. Pero la palabra se seguía escapando, a través de vídeos en Youtube y posts en los blogs, poniendo de relieve que de hecho nada iba bien, que la violencia por parte de los servicios de seguridad era generalizada, y este control escapó de las manos de Ben Ali. Esto sucedió el lunes, después de que un esclerótico Ben Ali estuviera contando al mundo, “Lo ocurrido en Túnez es el trabajo de bandas enmascaradas que atacaron los edificios gubernalmentales por la noche e incluso se introdujeron en el interior de los domicilios de civiles en un acto terrorista que no puede pasar por alto”. Pero se supone que cualquier persona con conexión a Internet podía ver que Ben Ali en realidad estaba mintiendo.

Y ahora Ben Ali se ha ido. Si hay un cambio de régimen, o solamente una reestructuración para aplacar a los manifestantes, queda por ver. Después de todo, la única cosa que ha pasado es un cambio personal, que queda muy lejos de un movimiento genuino hacia la democracia. Pero está claro que los tecnócratas de Oriente Medio están a salvo en sus palacios de ensueño sólo mientras sus ciudadanos se mantengan fuera de las calles y alejados de su camino. Y también está claro que gracias a los medios digitales, no hay posibilidad de mentir a los ciudadanos acerca de lo que está ocurriendo.

(*) Meta-Activism Project
Traducción: Joan Antoni Guerrero

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s