Uncategorized

¿Fallecida o asesinada? Conducida a la muerte

En Cuba todo conduce a la muerte. Todo está listo para que los que nazcan en aquella Isla dejen de vivir sus propias vidas el mismo día en el que sus madres los paren. El ser humano pertenece a un Estado que decide prácticamente hasta lo indecible lo que va a ser su vida. El objetivo no es que las personas consigan su propia autonomía personal sino más bien que se conviertan en dóciles Estado-dependientes, piezas sujetas a todos los experimentos o pruebas a los que los someta el castrismo, rémora del siglo XX, anacronismo histórico e imparable máquina moledora de gente.

Los unos consiguen escapar de ese infierno y otros dejan su vida en el intento. Otros se quedan y luchan cara a cara contra los autómatas del sistema, que no son pocos, lamentablemente (todavía). Laura Pollán ha estado en los últimos años invariablemente frente al horror y no hay pruebas más evidentes que esta foto que circula desde ayer más que nunca (foto inferior). Los actos de repudio también matan. Querer ser libre en un país gobernado por carceleros y un sistema que condena a quienes conservan ese anhelo conduce a la asfixia, a la muerte.

El espacio vital del opositor tiene que reducirse hasta las últimas consecuencias. Por esto, la foto del último acto de repudio a Laura Pollán es, sin lugar a dudas, la foto del crimen.

Centenares de personas están dejando en este Libro de Condolencias en Facebook sus comentarios sobre la líder de las Damas de Blanco.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s