Uncategorized

Los tres Castro en la cola del trono

En el blog Güicho Crónico, un post sobre los Castro que están en la cola, detrás de los Castro, para asumir el trono castrista. Aquí seleccionamos tres pasajes del blog de Güicho:
 


Fidelito Castro Díaz-Balart
“Al primogénito de Castro I, Fidelito Castro Díaz-Balart, se le tuvo por muchos años como el heredero legítimo de su padre. A todas luces se trataba del sucesor ideal. No sólo por ser el hijo mayor, pues nadie duda de que si Vercingétorix hubiera tenido un bando de primos en el senado romano las Galias habrían corrido mejor suerte. Empero, hacia finales de los años 80 como director del programa nuclear cubano Fidelito estuvo a punto de hacer explotar la planta de Juragua incluso antes de llegar el material radioactivo soviético. Entonces su enfurecido padre lo destituyó, e inmediatamente después explotó la propia Unión Soviética. Hasta hoy el rencor paterno no ha menguado en lo más mínimo, en contraste total con las opciones hereditarias de Fidelito. Una pena.”


Alejandro Castro Espín
“Es así que en estos momentos la casa Castro parece apostar por otra carta de la baraja familiar: Alejandro Castro Espín, el único hijo varón de Raúl. Alejandro tiene a su favor el hecho de haber pasado por la academia militar y ser coronel de la policía, méritos que ningún hijo de Fidel puede reclamar para sí. Sin duda, el hecho de que la madre de Alejandro fuera en vida la primera dama de la revolución cubana, pese a su condición de cuñada del máximo líder, no es desdeñable tampoco. De su progenitora Alejandrito parece haber heredado además ciertas perseverantes cualidades. Se sabe que Vilma Espín se mantenía al tanto de las compras parisinas de Laurita Bacardí para ir a continuación a superarla gastando en Faubourg Saint-Honoré. Y quien intente sobrepasar a Alejandro en una carretera, o jugando parchís, comprenderá qué estaca parió esa astilla.”


Mariela Castro Espín
“Para muchos homosexuales insulares y algunos sectores reformistas del partido o de la disidencia leal Mariela Castro, hermana de Alejandro, resulta la sucesora favorita. Mas, digámoslo sin rodeos, esa es una pretensión absurda. Mariela no tiene preparación alguna para enfrentar cualquier contingencia bélica. Probablemente fracasaría hasta con un palenque en Pogolotti. Y esto no es lo peor. El mayor problema de Mariela es la carencia de vocación nacional. Su lista de novios y maridos va de Galicia a Chile, hasta concluir en Sicilia. En fin, toda su gestión sexual privada y profesional parece delatarla como agente extintor de la cubanidad.”

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s