Uncategorized

Hambrientos pero contentos

Un camello (autobús), símbolo del período especial.

Por Joan Antoni Guerrero

Sea de forma voluntaria o no, el hecho es que el estudio al que nos referimos, validado por científicos de Cuba, España y Estados Unidos, y en el que se concluye que el hambre de los cubanos padecida en los años 1990 tuvo beneficios, como serían unos índices más bajos de diabetes, parece ser un instrumento estupendo para dejar la conciencia más o menos tranquila a los culpables de esa lastimosa situación.

(Seguir leyendo en Martí Noticias)

Estándar

One thought on “Hambrientos pero contentos

  1. Balbina dice:

    Mira tú, qué graciosos son los resultados de estos estudios. Resulta que en el periodo especial mucha gente envejeció diez años de repente. Eran esqueletos andantes. Lo vi con mis propios ojos. Mi hermana padeció neuritis óptica y periférica aparentemente por falta de vitaminas del complejo B. En cuba hubo hambre, no escasez, HAMBRE. Estuve en esa época allí dos semanas y lo vi y lo palpé, a tal punto que llegué a mi país y me dio una depresión que dormí una semana completa día y noche. Me paraba a comer porque mi familia se ocupaba de despertarme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s