Uncategorized

Nadie quiere ser fascista

Sin lugar a dudas las elecciones en Venezuela han revolucionado el panorama de conceptos ideológicos. El que es fascista no se reconoce en ese epíteto y lo emplea sistemáticamente contra su opositor. De hecho, entre Venezuela y Cuba se va a conseguir un logro global y mundial: nuestros opositores, sean quienes sean, ya no serán opositores, serán simplemente fascistas. Venezuela y Cuba, que en estos momentos están en manos de regímenes intransigentes, son hoy los padres de la crispación en muchos rincones del mundo, incluso en aquellos donde pensábamos que se había alcanzado una democracia y que ésta permanecería inalterada, perenne. Pero no es así. Hay amenazas. Con esto se está pagando una factura: la factura de los aplausos que se le han dedicado a Fidel Castro y a la Revolución cubana en el último medio siglo, las condecoraciones otorgadas al sátrapa sin que nadie se haya sonrojado ni por una milésima de segundo.

(Seguir leyendo en Martí Noticias)

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s